LA LITERATURA ROMÁNTICA EN LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

El período más importante que inició en los últimos años del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX en Inglaterra es conocido como La 1era Revolución Industrial. Se caracterizó por sus grandes cambios en cuanto a la sistematización: el uso de la materia prima, la producción en masa, la invención de máquinas y objetos se volverían indispensables para el desarrollo de nuevos medios, la aceleración de los procesos y, por ende la predominancia de lo técnico sobre lo manual.

Cabe resaltar que la Revolución Industrial estuvo antecedida por otras más como la Revolución Comercial –que se destacó por la supremacía que el continente europeo ejerció sobre el resto del mundo: la creación de rutas comerciales, el “descubrimiento” de Las Américas, la colonización de comunidades aborígenes, la explotación de esclavos, el saqueo de piedras y metales, entre otros, permitieron la acumulación de recursos humanos y materiales por parte de Europa para la generación de una nueva etapa de desarrollo comercial.

Colonización de América

Colonización de América (1492)

El cambio más relevante de la época -que afectaría a todos los sectores sociales y repercutiría en todos los ámbitos (económico, social, religioso)- sería el paso de la producción artesanal a la industrial.

El primer paso para que se diera una verdadera Revolución fue cambiar la modalidad de explotación de la tierra: se volvió común el uso de fertilizantes, se redujo la mano de obra hasta el punto básicamente necesario, se cercaron las tierras –originalmente propiedad del campesinado- y pasaron a manos de las familias más adineradas, quienes podían costear una producción mayor en menor tiempo, es decir, usando más máquinas y menos personas. De esta manera, los campesinos se vieron obligados a emigrar del campo a los centros urbanos, en donde podían emplearse en algún establecimiento comercial –aunque esto implicara salarios bajos y jornadas extenuantes, es decir empeorar su calidad de vida-. Ahí empezaron las consecuencias a corto y largo plazo: un desplazamiento indiscriminado de personas a las ciudades, llevaría a un aumento poblacional sin precedentes.

Revolución Industrial (Consagración del Capitalismo)

Campesinos emigran del campo a la ciudad (Encuentro de clases sociales)

Bajo este marco, las condiciones sociales mejoraban para algunos y deterioraban la vida de otros. No obstante, esta dualidad de intereses produjo sus frutos a largo plazo, uno de ellos: la distribución de libros. Con respecto al período histórico anterior, El Renacimiento –el cual dejó grandes avances tecnológicos en el aspecto escritural, como: la invención del papel (como el que se conoce hoy en día) por parte de países europeos, la imprenta móvil de metal diseñada por Johannes Gutenberg- se simplificó la creación, producción y publicación de libros, ya que se convirtieron en un objeto fácil de confeccionar y, por ende, accesible a una gran parte de la población de la época.

Grabado sobre el taller de Gutenberg en Maguncia

Grabado sobre el taller de Gutenberg en Maguncia

Imprenta de tipo móvil

Imprenta de tipo móvil

Cabe mencionar, también, que la alfabetización creció aceleradamente gracias a los esfuerzos renacentistas por difundir el conocimiento. Así mismo, la Reforma Protestante impuso que cada uno de los fieles debía tener la capacidad de leer la Biblia, todo esto rompió brechas generacionales y culturales respecto a la lectura. Así, para el siglo XVI el número de obras y de copias eran suficientes para aumentar el apetito del público por los libros. El renacimiento, además, estableció términos generales en cuanto a tamaño (folio, cuarto, octavo…) y contenido (Introducción, prólogo, índice, bibliografía) que hoy día siguen vigentes. Todo lo anterior dio paso a una producción de libros alimentada por la demanda que solicitaban los habitantes. El proceso se fue convirtiendo en algo cada vez más mecanizado. La tipografía, la ilustración y la escritura se hacían más cercanas. La reproducción técnica facilitó la obtención de dinero en menor tiempo.

En ese mismo período, a finales del siglo XVII, en Alemania e Inglaterra surgió el movimiento artístico, literario y cultural denominado Romanticismo. Surge como oposición a la rigidez y la perfección que predominaba las concepciones en la corriente anterior: el clasicismo (s. XVII- XVIII). Por un lado éste imponía reglas inquebrantables en la literatura, el dibujo, la música y otras áreas del conocimiento –queriendo volver a los cánones usados por la civilización grecorromana-; por otro lado el romanticismo propuso una exaltación del sentimiento, en donde lo sublime y lo grotesco se encontraban. La originalidad y espontaneidad, en contradicción al clasicismo, prevalecían en este período.

La literatura romántica trató diversos temas:

Exaltación del yo: Los autores románticos resaltaban el individualismo, buscando resolver misterios del subconsciente humano, y el subjetivismo (también llamado lirismo) como reivindicación de un gusto particular –anteponiéndose a la noción de belleza universal-.

El caminante sobre el mar de nubes por David Friedrich

El caminante sobre el mar de nubes por David Friedrich

Espiritualidad: Da importancia a los principios medievales y religiosos, en los cuales el ser puede hallar un espacio íntimo.

Naturaleza: Los románticos sentían gran atracción por la atmósfera medieval. Los lugares exóticos como sepulcros, castillos y ruinas, así mismo fenómenos como la tempestad, la penumbra y la noche crearon un imaginario para ambientar las historias románticas. La naturaleza nocturna en medio de bosques, montañas y lagunas hostiles representaban espacios para la lamentación.

Tenebrosidad: El período gótico tuvo una enorme influencia en la estética romántica, el uso de tonos oscuros, la descripción de lugares terroríficos -con alguna carga paranormal o fantástica- hacía parte de su inspiración.

La pesadilla (Íncubo) por Johann Henrich Füssil

La pesadilla (Íncubo) por Johann Henrich Füssil

Melancolía: De acuerdo con lo anterior, los románticos tenían una visión terrible de sí mismos. Vivían en un desgarro interior, siendo incomprendidos en la época en que vivieron, considerándose malditos. Deseaban haber vivido en otra generación, y ansiaban regresar al pasado. Se valían de las descripciones de la naturaleza, como una alegoría a sus propios sentimientos agrestes y desconsolados.

Libertad: Es claro que todos los románticos deseaban eso, sin embargo en éste caso en Alemania se habló de una libertad con sentido nacionalista idealizando hechos históricos.

Los principales representantes varían según su país de procedencia:

En Inglaterra, el Romanticismo se conforma por un grupo de líricos como Walter Scott -quien introduce la novela histórica basada en temas medievales y adquiere fama con Ivan Hoe y Quintín Durviard-, Percy Shelley -estudiante de la Universidad de Oxford de donde fue expulsado por publicar un folleto titulado “La necesidad del ateísmo”. Fue toda su vida defensor de la justicia y la libertad. Alástor y Prometeo liberado fueron sus principales obras-, Lord Byron -el más destacado representante del romanticismo a causa de su audacia y personalidad para combatir la arrogancia de los seres humanos, lucha por la independencia de Grecia donde muere- y Charles Dickens -famoso humorista, cuyos trabajos tienen un profundo idealismo sentimental-.

En Francia, por otro lado, los escritores se destacaron por su carácter rebelde en contra del clasicismo. Todo esto, influenciados por  Johann W. Goethe -poeta y pensador, dotado de gran versatilidad, quien se dedicó a temas de interés intelectual como el derecho, la ciencia, la religión y la literatura. Escribió poesías, novelas, teatro y trabajos científicos, es considerado un genio en su época. Su primera novela de importancia “Lamentaciones del joven Werther” cuenta las desgracias de un enamorado. Más adelante en “Fausto” llamado “poema del mundo”, deja plasmadas sus ideas filosóficas y el espíritu de los tiempos modernos- y William Shakespeare.

Confesiones de un alma bella por Goethe

Confesiones de un alma bella por Goethe

Uno de los genios en cuanto a literatura francesa, en especial en el género novelístico es Víctor Hugo. Además fue poeta y polígrafo gracias a su imaginación y poder expresivo. Comenzó a escribir de niño, se casó con María Wolstonecraft, escritora de la novela “Frankestein”. En 1831 publica ocho volúmenes de poesías y la novela “Nuestra señora de París”. En sus últimos años escribe “Los Miserables” un alegato contra la crueldad humana.

Los Miserables por Victor Hugo

Los miserables por Victor Hugo

Entre otros franceses románticos se destacan: Ana Necker, conocida como Madame Stäel; Aurora Dupin, con el seudónimo George Sand escribió novelas de temas rurales, Honorato de Balsac, acumuló obras costumbristas con el título de “La comedia humana”.

El romanticismo, sin embargo, no se ajustó solamente a la literatura. Por el contrario, se extendió a la pintura y a la música, por no decir más. La escuela romántica en Inglaterra y Alemania rápidamente se expandió por toda Europa (especialmente en Francia).  Su apogeo no supera los veinte años y en 1850 comienza su decadencia. Son numerosos los legados que dejó esta corriente que, aún inmersa en un contexto revolucionario en el cual prevalecieron los intereses de las élites y disminuyó la calidad de vida de muchos -debido al desempleo que se generó a partir de la mecanización- aportó avances a pasos agigantados en la escritura y publicación de numerosas obras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s